martes, 30 de agosto de 2011

Kynophus Schmidt

Kynophus Schmidt
© Dolumentations und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma


Kynophus Schmidt nació en Mühlheim (Württenberg), Alemania, el 30 de enero de 1899.

En torno al año 1914 comenzó a trabajar como músico, actor y showman.

En 1920 se casa con Leonora, tuvieron diez hijos. Su vida transcurría yendo de un lugar a otro llevando su espectáculo y ganándose la vida como podía para sacar adelante su numerosa familia.

En la etapa comprendida entre los años 1939-1940 vive con su familia en las ciudades de Klagenfurt, Munich y Linz; trabaja como showman hasta que los nazis le prohíben ejercer este oficio, es entonces cuando comienza a trabajar como chófer y conductor de autobuses.

En noviembre de 1940 es arrestado por la policía Criminal de Linz, se le acusa de haber robado una bicicleta. Permanece detenido hasta que en agosto de 1941 es conducido junto a su familia al campo de confinamiento para Gitanos de Weyer-San Pantaleón en la Alta Austria y más tarde son trasladados al campo de confinamiento de Gitanos de Lakenbach en la región de Burgenland, también en Austria, en este campo permanecen Kynophus y su familia hasta noviembre de 1941 fecha en la que son deportados hasta la sección Gitana del Ghetto de Lodz en Polonia.

Vista de la entrada a la sección de los Gitanos en la calle Brzezinska en el Gueto de Lodz. Lodz, Polonia, 1942.
© Muzeum Sztuki w Łodzi


En diciembre de 1941 Kynophus es transferido desde Lodz a una fábrica de municiones en Posen para realizar trabajos forzados. Su familia se quedó atrás, ya nunca más volvería a verlos. En Posen enferma de tifus y por ello es trasladado a un hospital.

En la primavera de 1942 tras recuperarse del tifus en el hospital, Kynophus se las arregla para escapar y marcharse junto a su madre, Theresia Schmidt, que vive en Ludwigshafen, ciudad en la que nuestro protagonista encuentra trabajo como chófer. Poco le va a durar la libertad al bueno de Kynophus, en mayo de 1942 es arrestado por la policía en su lugar de trabajo, detenido y tras un periodo de prisión preventiva en julio de ese año es conducido al campo de concentración de Flossenbürg y posteriormente al campo de concentración de Ravensbrück. En diciembre de 1942 es transferido al campo de concentración de Sachsenhausen. Su madre que después de ser detenido Kynophus no tiene ninguna noticia sobre su destino consigue averiguar que éste se encuentra prisionero en Sachsenhausen, allí los nazis le permiten responder a una carta que le ha escrito su madre, en ella Kynophus le hace saber que todavía se encuentra vivo. La vida en Sachsenhausen la sobrelleva con extrema dureza, consigue sobrevivir a una grave enfermedad, la pleuresía, que deja sus pulmones muy dañados. En Sachsenhausen permanecerá hasta su liberación en abril de 1945.

Kynophus sobrevivió al Porrajmos, pero su esposa Leonora y sus diez hijos murieron asesinados por los nazis en el campo de exterminio de Lublin-Majdanek.

Tras la guerra Kynophus se traslada a vivir a Nuremberg, ciudad en la que trabaja como músico. Rehace su vida junto a Elise Winterstein, con la que contrae matrimonio. Elise también es una sobreviviente del Porrajmos había estado prisionera en el campo de concentración de Ravensbrück desde 1939 hasta 1945. La pareja tuvo cuatro hijos.

En 1950 Kynophus enferma de tuberculosis, su terrible odisea durante los años de la guerra le pasaba ahora factura.

Desde esta fecha va a pasar largos periodos de tiempo para tratarse de la tuberculosis, e intermitentemente cuando la enfermedad se lo permite se dedica a trabajar como comerciante.

Kynophus solicita en 1950 al estado alemán una compensación por haber permanecido tanto tiempo prisionero en los campos de concentración, hecho que le había provocado un severo daño a su salud. Kynophus recibió respuesta en 1966 ¡dieciséis años después! concediéndosele una pequeña cantidad como indemnización por el daño que había sufrido “en su cuerpo y en su salud”. Pero Kynophus nunca llegó a recibir este dinero, debido a que la ayuda estatal que ya había recibido para tratarse de la tuberculosis fue deducida del importe. Este caso es uno entre muchos y demuestra el olvido y el desprecio a que han sido sometidos los sobrevivientes Romaníes por parte de las autoridades alemanas y europeas tras el final de la guerra.

Kynophus Schmidt murió un año después en Nuremberg, el 20 de noviembre de 1967.

Fuentes:

- Medical care and crime : the infirmary at Sachsenhausen concentration camp 1936-1945, Astrid Ley; Günter Morsch. Metropol Verlag, Berlín. 2007. 413 páginas

- Den Rauch hatten wir taeglich vor Augen. Romani Rose. Dokumentations- und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma,. Wunderhorn, 1999 - 379 páginas. Página 135.