lunes, 12 de septiembre de 2011

Ernst L.

Ernst L.
Dokumentations und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma


Ernst L. fue un niño  Romaní. Ernst nació en 1930 con una discapacidad y como tantos miles de personas murió víctima del programa de exterminio sistemático de los discapacitados psíquicos y físicos conocido como “Aktion T4”o “Programa de eutanasia”.

El objetivo de este programa puesto en marcha por los nazis, fue la eliminación de estas personas. Su muerte se llevó a cabo sin el conocimiento de sus familias.

Las víctimas del programa de eutanasia incluían originalmente niños y adultos con incapacidades o anomalías físicas o con enfermedades mentales. Los médicos del T4 seleccionaban a sus víctimas para morir y salvo contadas excepciones nunca examinaban personalmente a los pacientes durante el proceso; a menudo basaban sus decisiones sobre los documentos médicos y los diagnósticos del personal de las instituciones donde las víctimas se hallaban internadas. Los que eran seleccionados eran transportados por el personal del T4 a los sanatorios que servían como instalaciones centrales de exterminio: Bernburg, Brandenburg, Grafeneck, Hadamar, Hartheim, y Sonnenstein.

           A las víctimas les decían que iban a someterse a una evaluación física y tomar una ducha para desinfectarse. En lugar de ello, eran asesinados en cámaras de gas usando monóxido de carbono. Sus cuerpos eran inmediatamente quemados en crematorios adyacentes a los edificios de gaseamiento. Las cenizas de las víctimas cremadas eran colocadas en un montón y puestas en urnas sin preocuparse de la identificación correcta. Cada urna era enviada a la familia de cada victima, junto con un certificado de muerte enumerando una causa y fecha de muerte ficticia. La muerte imprevista de miles de personas hospitalizadas, cuyos certificados de muerte enumeraban causas y lugares de muerte extrañamente similares, levantó las sospechas.

Hitler ordenó parar el programa de eutanasia al fin de agosto de 1941, dado el conocimiento público generalizado de la medida y la ola de protestas privadas y públicas sobre las matanzas, especialmente de miembros del clero alemán. Sin embargo, esto no significó el fin de la operación de las matanzas de eutanasia.

En agosto de 1942, las matanzas se reanudaron, aunque de forma totalmente secreta. Las víctimas ya no eran asesinadas en instalaciones de gaseamiento centrales, sino por inyección letal o sobredosis de drogas en varias clínicas dispersas por toda Alemania y Austria. El programa de eutanasia continuó hasta los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

Enst L. estaba interno en el sanatorio Kaufbeuren, en 1944 y cuando contaba 14 años murió víctima de una inyección letal. Ernst L. te bisterdon tumare anava.

Fuentes:

- USHMM “El programa de eutanasia”

- The nazi genocide of the Sinti and Roma, a concise guide to the exhibition. Dokumentations und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma