jueves, 16 de febrero de 2012

Johann Horvath Kalitsch

Johann "Kalitsch" Horvath
© Mozes Heinschink


Johann Horvath, nació en 1912 y fue conocido como "Kalitsch" por la mayoría de los habitantes de Oberwart en el Burgenland austriaco.

Sin duda Kalitsch, pertenece a aquellas personas tocadas por la varita mágica de la originalidad, y que los hacen distintos a las demás personas. Kalitsch es uno de los contadores de historias y escritores Romaníes más brillantes de toda la Historia del pueblo Romaní.

Hasta el momento de su muerte acaecida en 1983 fue una de las personalidades con mayor autoridad en el asentamiento Romaní de Oberwart.

Kalitsch se casó con su primera esposa, de nombre Juliana, en 1935 y formó una familia:

-          Johann, nacido en 1933,

-          Theresia, nacida en 1935,

-          Irene, nacida en 1938.

Kalitsch  como muchos Romaníes del Burgenland fue deportado al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau durante la época nacionalsocialista por haber nacido Romaní,  él fue el único miembro de su familia que logró sobrevivir a los horrores del terrible campo polaco.

Después de su regreso del horror, a Kalitsch no le quedó nada y cuando se escribe nada, es nada de nada, en el Porrajmos perdió a sus tres hijos y a su esposa.

Tras finalizar la guerra volvió a Oberwart, en este pueblo de los 300 miembros de la comunidad Romaní que allí vivían antes del comienzo de la guerra tan sólo volvieron 20 personas.

Kalitsch no tenía trabajo y su vivienda, así como las del resto de la colonia Romaní había sido derruida, arrasada hasta los cimientos. Sin lugar donde alojarse y sin ingresos, Kalitsch y los demás Romaníes de la zona fueron alojados en barracones.

Johann Horvath se esforzó muchísimo tratando de rehacer su vida y consiguió una modesta prosperidad. En la década de los cincuenta se las arregló para comprar un terreno y construir una pequeña vivienda, todo ello conseguido con su esfuerzo y sudor, día tras día viajaba hasta Viena para trabajar allí como obrero no cualificado en la construcción. Este esfuerzo diario lo llevó a cabo hasta su jubilación.

En ese momento de su vida Kalitsch se unió sentimentalmente a la hermana de su primera esposa y comenzó a vivir con ella. Johann fue padre de otros cinco hijos (Karl, Helene, Alexander, Johann, Ludwig). En 1966 se casó con su pareja, Elizabeth (1924-1985), llamada "Lulu".

Durante los años 80 tuvo que soportar otro golpe fatal del destino, cuando su hija Helen murió en circunstancias trágicas a una edad temprana. Helen falleció dejando cinco niños que Kalitsch y "Lulu" cuidaron hasta el final de sus vidas.

En marzo de 1983 Johann Horvath, murió a la edad de 71 años a causa de un cáncer de pulmón.

Foto realizada en 1974 de Johann "Kalitsch" Horvath y los chicos del asentamiento Romaní de Oberwart (Burgenland [Austria])
© Mozes Heinschink


A pesar de las trágicas experiencias vividas durante la persecución nacionalsocialista Johann Horvath mantuvo intacto su optimismo y su alegría de vivir. Su personalidad y su carácter amable le convirtieron en una persona excepcional y muy popular. A pesar de sus terribles experiencias vividas durante la guerra, su principal prioridad siempre fue lograr el bienestar de su familia. La palabra resignación era una palabra desconocida para él. En la mayoría de asuntos relativos a su vecinos, Johann Horvath poseía un peso específico entre la comunidad Romaní, se había ganado el respeto no sólo de los suyos sino también el respeto de los Gaché (Payos), éstos lo llamaban "alcalde", debido a la importancia que teneía su opinión.

Los que conocieron personalmente a Kalitsch recuerdan de forma especial su gran hospitalidad y lo mucho que le encantaba estar rodeado de niños. La casa de Kalitsch, se convirtió en un punto de encuentro para los jóvenes y los ancianos, allí se encontraba el verdadero centro del asentamiento Romaní durante las últimas décadas. Siempre había una taza de café en la cocina, donde los invitados se servían ellos mismos, además de servir el brandy, una tradición de la casa.

Kalitsch se convirtió en un gran escritor, un narrador apasionado que cautivó al público con divertidas e instructivas historias. Sin pretenderlo ni buscarlo, Kalitsch ha contribuido a la conservación y transmisión de la tradición oral y la cultura Romá a las nuevas generaciones y por ende a mantener vivo el dialecto del romanó que se habla en el Burgenland austriaco.

La música fue otra de las pasiones de Johann Horvath. Cuando los ingresos se lo permitían, le encantaba comprarse nuevos instrumentos. Junto a su hijo, mantuvo la tradición de la "Neujahrsspiele" (Concierto de Año Nuevo). En el círculo cercano de sus viejos amigos ale gustaba cantar canciones que hablaban sobre su experiencia en el campo de concentración.

Además, son legendarias sus largas estancias en la posada "Zambo" y su afición por los juegos de naipes.

La periodista Mirjam Wiegele, en el curso de una investigación sobre las condiciones de vida de la población Romaní del Burgenland en los años 60 y 70, se reunió con Johann Horvath. Contrariamente a la mayoría de los Romaníes, que ocultaban su experiencia a los demás, Kalitsch no tuvo ningún reparo para narrarle sus amargas vivencias. A través de Mirjam Wiegele, la experiencia de Kalitsch llegó al público en general. Sus artículos aparecieron en varios periódicos y revistas, esto abrió un debate en la opinión pública, comenzando así un proceso, un examen crítico de la suerte "largamente olvidada que corrieron los Romaníes de Austria durante la guerra".

A partir de este momento se entabló una gran amistad, duradera en el tiempo, entre Kalitsch y la señora Wiegele.

Hace ya más de 30 años se produjo también el encuentro de Mozes Heinschink con Johann Horvath. Este encuentro hizo posible que se grabara a Kalitsch, con estas grabaciones al menos una parte de su repertorio de cuentos de hadas y canciones nunca caerán en el olvido. Uno de los cuentos de hadas escrito por Kalitsch titulado "Märchen vom dummen Hansi", junto con otras historias y canciones se publicó en el año 2000 en la colección "O Rom taj o Beng / Der Rom und der Teufel" y en el CD Schun, so me phukavav ... / Hör, was ich erzähle ..." dentro del Proyecto Romaní de Graz. Con estas colecciones, "Kalitsch" el narrador, el "alcalde", el testigo de una época, a los diecisiete años de su muerte recibió el merecido homenaje a toda una vida.

Mozes Heinschink, Johann "Kalitsch" Horvath, Mirjam Wiegele, Elisabeth "Lulu" Horvath
© Mozes Heinschink

Fuentes:

- Johann "Kalitsch" Horvath, artículo de Helmut Samer. ROMBASE. 2003

- Johann "Kalitsch" Horvath. In: Romani Patrin 2, (2000) páginas 4-7.

- Dorfzigeuner. Kultur und Geschichte der Burgenland-Roma von der Ersten Republik bis zur Gegenwart, de Claudia Mayerhofer, Wien. (1988)