lunes, 6 de agosto de 2012

Helena Majowska

Helena Majowska
© Romowie. Skazani na zagładę


Helena Majowska nació el 12 de agosto 1927 en Bochnia, ciudad situada al sudeste de Polonia a unos 41 kilómetros de Cracovia.

Helena y su familia fueron detenidos y arrestados por la Gestapo en marzo de 1943. El delito cometido para los nazis, haber nacido Gitanos.

Helena y su familia fueron recluidos en el campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau. Poco antes de la liquidación del campo de Familias Gitanas en la sección BIIe de Birkenau fue trasladada a Auschwitz I. La mañana del 3 de agosto de 1944, Helena y los integrantes Romaníes del último transporte de Gitanos con destino a Ravensbrück pasaron por delante del vacío y desolado Campo Gitano.

Restos de los barracones de madera de la sección BII de Birkenau sectores BIIb BIIe
© Pawel Sawicki


Este es el testimonio de Helena Majowska prisionera en el Zigeunerlager de Birkenau. Recogido en el film documental: Romowie. Skazani na zagładę “Romaníes condenados al exterminio” dirigido por Bartosz Boruta:

“Cuando  ellos nos llevaron allí. Nosotros vimos el campo y a todas esas personas con las chaquetas de rayas. Había un barril allí, sabes, uno de madera, en el que nos daban la comida, y los prisioneros rebañaban la comida con sus dedos mientras los alemanes los golpeaban con las porras, los echaban lejos de los barriles. Llorábamos de miedo porque sabíamos que estábamos condenados.

Todos teníamos que salir fuera del barracón y nuestro supervisor jefe de barracón nos obligaba a formar en filas de 5 personas cada una y esperábamos a que llegara un alemán, venía y nos contaba. Y cuando la cuenta no concordaba con sus números, teníamos que permanecer allí durante horas, por lo general tres o cuatro horas. No nos permitían sentarnos y cuando pasaba al lado nuestra se nos quedaba mirando con mucha atención. Cuando veía que alguien se encontraba enfermo, débil o simplemente no le gustaba su aspecto, le ordenaba, a esta persona, dar un paso fuera de la fila de manera inmediata. A esa persona se la llevaban directamente a un horno crematorio y la quemaban.

Había otro guardia vigilando la zona. Yo iba a por agua, estaba a punto de irme, él me golpeo con un palo en la parte de atrás de mi cabeza. Yo era una niña pequeña y derramé el agua. Me caí y no me daba cuenta de que era lo que estaba pasando. Yo solo sabía que había derramado el agua y que estaba toda mojada.

Tres Gitanos… Tres Gitanos se escaparon del campo, pero los volvieron a capturar. Los capturaron. Los trajeron de nuevo al campo y los castigaron. Los demás tuvimos que permanecer todo el día en filas de cinco y presenciar como los ahorcaban. Tuvimos que ver todo eso. Y a pesar de que ya estaban muertos, durante dos o tres días los dejaron allí para que los viésemos. Eso era una advertencia para los demás.  Generalmente ellos se llevaban a los Judíos al horno crematorio. Ellos no querían gastar gas en los niños pequeños envueltos en mantas. Calentaban los hornos crematorios, y les prendían fuego, mucho fuego, los veíamos como los quemaban.

Y cuando prepararon el último transporte, nos enviaron a Auschwitz, el de ladrillo, tú sabes, de allí. Y en esa noche se llevaron al horno crematorio a los niños que estaban solos, a las madres, a los padres, a las personas incapaces de trabajar, a los lisiados y a madres con sus hijos, a todos se los llevaron al crematorio. Por la mañana, después de pasar la noche, despertamos en Auschwitz, en el camino de regreso, pasamos por los barracones en los que habíamos vivido en Birkenau, no había nadie allí. La puerta estaba abierta de par en par no había ni un alma en el campo. Estaba completamente vacío.”

A primeros de agosto de 1944 la transfirieron al campo de concentración de Ravensbrück. Helena formaba parte del último transporte de Gitanos de Auschwitz con destino al campo de Ravensbrúck. El convoy estaba formado por 490 mujeres y niños. En Ravensbrück Helena fue obligada a realizar trabajo esclavo.

Helena Majowska sobrevivió al Porrajmos, había pasado en los campos nazis más de 2 años.

Nadie de su familia sobrevivió, tan sólo ella. Todos habían muerto asesinados.

Después de la guerra se estableció en Opole.

Fuentes:

- Documental: Romowie. Skazani na zagładę

- Stowarzyszenie Romowie Helena Majowska

- The Jewish Women of Ravensbrück Concentration Camp. Rochelle G. Saidel. Terrace Books, 2006. Página 39