jueves, 16 de agosto de 2012

Karl Pasquali


Karl Pasquali
© Dokumentations und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma


Karl Pasquali nació en el seno de una familia Sinti el 12 de noviembre de 1922 en Bakerde (Distrito de Meppen) en Emsland.

Su padre era el propietario de un circo. Sus padres, Anna y Josef Pasquali trabajaban juntos en el bello espectáculo de la lona.

Karl Pasquali creció al lado de sus hermanas Maria y Veronika y sus hermanos Johannes, Heinrich y Martin.

En la década de 1930, Karl trabajó como artista de circo y bailarín de claqué en el circo de su padre y en el circo de August Traber. Nuestro protagonista era un artista de gran talento y en cada actuación conseguía la total conexión con el público ya que conseguía transmitir la enorme pasión que nuestro protagonista sentía por su trabajo. Karl también mostró un gran interés por los caballos y por otros animales del circo.

Karl Pasquali como un joven bailarín de claqué a finales de la decada de 1930
© Dokumentations und Kulturzentrum deutscher Sinti und Roma


La vida transcurría con normalidad para Karl y su familia a pesar de que los nazis estaban en el poder desde comienzos del año 1933. Todo cambió en septiembre de 1939, Karl Pasquali fue detenido por primera vez por la policía de Essen por su presunta participación en una pelea contra un hombre de las SS. Pero al poco tiempo fue puesto en libertad porque la policía quería retomar desde el principio la investigación pues los hechos no estaban muy claros. El 10 de febrero de 1940 la policía arrestó de nuevo a Karl. Junto a sus hermanos Johannes, Josef y Martin, Karl Pasquali fue conducido al Centro de detención de Essen. El 13 de marzo de 1940 se llevaron a los cuatro hermanos, junto con tres de sus primos, que también habían sido detenidos al campo de concentración de Sachsenhausen, cercano a Berlín.

Listado de prisioneros KZ Sachsenhausen, entre ellos aparecen los hermanos Pasquali.
© Archivo KZ-Gedenkstätte Sachsenhausen.

Después de la guerra, Karl Pasquali contó que todos los Gitanos fueron transportados en un vagón de ganado y que el viaje a Sachsenhausen duró unos tres días. Casi no pudieron dormir durante todo el viaje y no les dieron nada para comer. Nada más llegar les cortaron el pelo y les dieron el traje de rayas que llevaban puesto los prisioneros de los campos de concentración, así como le cosieron el número de prisionero en el traje. A Karl Pasquali se convirtió para los nazis en el número de prisionero del campo de concentración de Sachsenhausen, 20931. En Sachsenhausen a diferencia de Auschwitz, el número de prisionero no era tatuado en el brazo. En esa fecha Karl contaba con tan solo 18 años. Todos los prisioneros Sinti y Romá del campo ocupaban dos barracones en una misma zona del mismo. Cada uno de estos barracones estaban ocupados por unos 260 Romaníes. En los barracones solamente había hombres. En Sachsenhausen, a los prisioneros se les daba poca comida y muy mala. Había días en que tan solo recibían un poco de sopa, otros días un pedazo de pan. Por la noche, cada prisionero tenía que lavarse en los baños y luego se acostaban a dormir en las literas de tres pisos. Desde ese momento el silencio era absoluto, Karl Pasquali recuerda el enorme miedo que sentía cuando llegaba la noche. Algunas noches llegaban al barracón los hombres de las SS cogían algunos prisioneros Sinti, se los llevaban, los desnudaban y los duchaban con agua helada. Algunos prisioneros no podían soportar los castigos y vejaciones a que se veían sometidos a diario, eso le ocurrió al hermano de Karl, Johannes, que el 9 de mayo de 1940 fue encontrado ahorcado en los baños.

En el transcurrir del verano de 1940 Karl fue transferido al campo de concentración de Neuengamme, cerca de Hamburgo. Allí permaneció hasta el verano de 1942, el 1 de agosto de ese año fue trasladado al campo de concentración de Dachau, donde recibió el número de prisionero 32800.
Inscripción en el Libro de registro de entradas de prisioneros al campo de concentración de Dachau. Karl Pasquali número 32 800
© Archivo KZ-Dachau.

Karl consiguió sobrevivir a pesar de sufrir los terribles experimentos que sobre la hipotermia en agua se llevaron a cabo en el campo cercano a Munich a cargo del doctor Siegmund Rascher. El encargo había partido de la fuerza aérea alemana, Luftwaffe, muchos de sus aviones eran derribados y sus pilotos caían a las frías aguas del Mar del Norte en sus incursiones sobre Gran Bretaña. Mediante estos experimentos querían saber qué órganos del cuerpo se paralizaban primero a causa del frío y las condiciones en que se producía la muerte en agua a temperaturas tan bajas. Para este fin fueron utilizados prisioneros como Karl Pasquali, estos eran sumergidos en tinas de metal llenas de agua y hielo vistiendo los uniformes y chalecos salvavidas que vestían los aviadores alemanes, les conectaban los instrumentos de medición y usando a un prisionero desnudo como control para verificar la resistencia del cuerpo humano a la congelación. En total unos 90 prisioneros murieron durante los experimentos. Karl Pasquali sobrevivió aunque quedó muy debilitado.

En octubre de 1943, Karl Pasquali fue trasladado al campo de concentración de Buchenwald, donde fue obligado a realizar trabajo esclavo en la cantera. Debido a que de forma constante inhalaba el polvo de piedra y a consecuencia de la debilidad  que le provocaba la dureza del trabajo y la mala y escasa alimentación, Karl enfermó de tuberculosis, al igual que muchos otros prisioneros. Como ejemplo de lo duro que era el trabajo en la cantera valga un ejemplo, tan pronto como un prisionero, aunque estuviese enfermo, paraba de trabajar para tomarse un respiro, los kapos lo golpeaban de forma brutal. O peor aún los soldados de las SS le pegaban un tiro, así le ocurrió a un íntimo amigo de Karl. Su muerte, unida a la de su hermano en Sachsenhausen, provocó un hondo desánimo en el ánimo de Karl.

Pero sus ganas de sobrevivir vencieron al desánimo en mitad de tanta barbarie y en abril de 1945 Karl Pasquali fue liberado por tropas del ejército estadounidense cuando formaba parte de una de las terriblemente famosas marchas de la muerte que los soldados de las SS organizaron en Dachau ante la cercanía de las tropas aliadas a Munich. El grupo de Karl se dirigía a Flossenbürg, 220 kilómetros de camino a pie. En estas marchas forzadas los prisioneros recorrían largas distancias bajo la fuerte guardia de los SS y en ocasiones en condiciones meteorológicas extremamente duras. Durante estas marchas de la muerte, los guardias de las SS maltrataban brutalmente a los prisioneros. Siguiendo órdenes explícitas fusilaban a los prisioneros que no podían caminar más.

Tras su liberación Karl estaba tan enfermo y débil que tuvo que pasar seis meses ingresado en un sanatorio para curarse de la tuberculosis. Pasado un tiempo se recuperó y recobró las fuerzas.

A finales de 1945 se establece en Oldenburg, en el norte de Alemania, en esta ciudad se enteró de la muerte durante el Porrajmos de dos de sus hermanos, tan sólo su hermano Martín y sus dos hermanas Verónica y María habían conseguido sobrevivir a los terribles años de persecución de los nazis. Sus padres Anna y Josef Pasquali habían sido deportados en 1943 al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau y murieron asesinados allí.

Karl, tras la guerra, comienza ganándose la vida como comerciante textil en Oldenburg, para ello monta un negocio junto a su hermano Martin. Las huellas de tanto sufrimiento y dolor (experimentos en Dachau, trabajo esclavo en la cantera en Buchenwald, tuberculosis…) durante su años en los campos no le permitían trabajar donde verdaderamente él quería, en el circo.

En 1962 el amor llama a la puerta de Karl y contrae matrimonio con la artista de circo Brigitta Köhler. Forman una gran familia y tienen seis hijos.

De 1962 a 1972 ve cumplido uno de sus sueños, entra a trabajar como payaso en el circo propiedad de su suegro.


Karl Pasquali
© Familia Pasquali


En 1972 monta un nuevo negocio, una pista de ponis “Texas Reitbahn” (Pista de equitación Texas). Pronto esta atracción llega a convertirse en una de las más populares en las ferias y fiestas de las localidades de la Baja Sajonia.



Texas Reitbahn
© Familia Pasquali



El señor Paquali en su atracción “Texas Reitbahn” en 1977/78
© Dokumentations und Kulturzentrum deutscher Sinti und Roma


En 1983 la atracción de Karl Pasquali “Texas Reitbahn” recibe un premio de la ciudad de Oldenburg

Premio de la ciudad de Oldenburg a la atracción "Texas Reitbahn" en 1983
© Dokumentations und Kulturzentrum deutscher Sinti und Roma


En la década de 1980 la atracción pasa a llamarse “Bonanza Reitbahn”

Bonanza Reitbahn en 1983
© Familia Pasquali


En el año 1999 muere Karl Pasquali. Su esposa Brigitta y su hijo Adriano continúan con el negocio familiar.



Bonanza Reitbahn
© Familia Pasquali


Adriano Pasquali ha escrito y grabado una canción de rap dedicada a su padre titulada “Dead Smoke“ Esta canción es un canto a la memoria de los sufrimientos padecidos en los campos de concentración y el destino de los prisioneros y con el fin de prevenir y garantizar que nunca más se repitan.

Aquí dejo el enlace para que puedan disfrutar de la atracción que comenzó Karl Pasqualli. Pero lo mejor es que aquellos que puedan lleven a sus hijos a disfrutar de los ponis en la “Pista de equitación Bonanza”


Fuentes:

- Trabajo de clase realizado por los estudiantes Michela Pasini, Simona Piazza  y Jaqueline Kasparek, de la clase de 9º curso de la escuela Humboldt en Mannheim dentro del proyecto del libro conmemorativo de Dachau..

- Biografía de karl Pasquali del Dokumentations- und Kulturzentrums Deutscher Sinti und Roma en Heidelberg.

- Archivo KZ-Gedenkstätte Sachsenhausen.

- Archivo KZ-Gedenkstätte Dachau.

- Medical care and crime : the infirmary at Sachsenhausen concentration camp 1936-1945, Astrid Ley; Günter Morsch. Metropol Verlag, Berlín. 2007. Páginas 256-259

- http://bonanza-reitbahn.de/familien.html.