jueves, 27 de diciembre de 2012

Shain A.


Shain A. aparece en la foto abrazando a su esposa en Skopje en 1946
© Zwangsarbeit 1939-1945 Erinnerungen und Geschichte


Shain A. nació en la ciudad de Skopje (antigua Yugoslavia) en 1928 en el seno de una familia Romá de Macedonia. Shain era el menor de dos hermanos. Vivían en condiciones muy precarias, su padre Ramiz trabajaba como limpiabotas y su madre Ferida se dedicaba a las tareas propias del hogar.

Creció rodeado de dificultades, ya que muy pequeñito se quedó huérfano, su madre murió con tan solo 24 años de edad, cuando nuestro Shain no era nada más que un bebé, ahí no acaba su desgracia, también murió su padre, cuando Shain contaba 6 años. Éste suceso lo llevo a vivir con su abuela y su tía.

En 1934 es matriculado en la escuela, a él le gustaba asistir al colegio. Como venía de una familia muy pobre, durante el tiempo que duró su escolarización le entregaron libros, ropa y comida de forma gratuita. Shain guarda gratos recuerdos de esta época, sobre todo de su maestro, persona que tenía el deseo de conseguirlo en adopción.

En 1938, después de cuatro años, finaliza su etapa educativa. Tiempo después acudiría a la Escuela de Oficios, pero debido a la grave situación financiera de la familia, se ve obligado a abandonarla.

Shain aprendió desde muy pronto a ganarse la vida por si mismo como buenamente pudo, de este modo se vio obligado por las circunstancias, a ponerse a trabajar siendo aún un niño, aprendió el oficio de cerrajero, también trabajó como limpiabotas y como vendedor de periódicos junto a su hermano mayor.
Corría el año 1941 cuando el 6 de abril las tropas del Eje iniciaron la invasión de Yugoslavia, en pocos días el país yugoslavo cayó en poder del ejército alemán. Macedonia fue uno de los países que más sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial tras ser invadida por las tropas nazis. Con la excepción del puerto de Salónica, toda Macedonia, tanto la parte perteneciente a Grecia como la que estaba englobada en Yugoslavia, quedó bajo la ocupación búlgara.
 
Mapa de la Macedonia ocupada durante la II Guerra Mundial
© Makedonija


Shain contaba 13 años de edad en 1941, cuando fue arrestado por soldados búlgaros en la Estación central de Skopje, mientras esperaba la llegada del tren correo que traía los periódicos de Belgrado. Junto con dos de sus amigos fue obligado a trabajar como mano de obra esclava en las minas de Raduša, cerca de Skopje. Al principio trabajó en el pozo de la mina y luego como ayudante del ingeniero. En Raduša sufrió un grave accidente de trabajo en su pierna izquierda que casi le cuesta la vida. Pero gracias a este hecho fatal se le permite regresar a su casa, corría el año 1943

Sobrevivió al Porrajmos y poco después de finalizada la contienda mundial se casó con Dzevaira, concretamente en 1945, junto a ella ha formado una familia, a lo largo de su vida han tenido cinco hijos, tres niños y dos niñas.

En 1945 solicitó un permiso al Estado para trabajar como limpiabotas, pero se lo deniegan, el razonamiento de la administración fue que Shain estaba bien físicamente, no tuvieron en cuenta el grave accidente que sufrió en la mina durante la ocupación, ni el estado de su pierna.

En 1948, tras el nacimiento de su primer hijo, se traslada a Subotica y allí trabaja como contratista y limpiabotas. En ese año lo llaman a filas para realizar el servicio militar.

A partir de 1949 y hasta su jubilación a finales de la década de 1980 trabajó en el servicio de correos en el sector público.

Shain y su familia viven en una casa para 8 personas en un asentamiento Romaní (Suto Orizari) cerca de Skopje. Su modesta pensión es el único sustento con el que cuenta toda su familia para vivir.
 
Shain A. en el momento en que es entrevistado.
© Zwangsarbeit 1939-1945 Erinnerungen und Geschichte
Fuentes:
- Entrevista a Shain A. realizada por Orhan Demirovski con la trnscripción de Tereza Taleska.
- Gitanos bajo la cruz gamada. Donald Kenrick y Grattan Puxon. Editorial Presencia Gitana. Colección Interface. Madrid. 1997. Página 91
Mi agradecimiento y felicitación a Orhan Demorovski y Tereza Taleska por su excepcional trabajo.