viernes, 28 de junio de 2013

Bria Stanescu

Bria Stanescu.
© Stiftung "Erinnerung, Verantwortung und Zukunft"



Bria Stanescu nació en 1924 en Rumania. Perteneciente a una familia Romaní Kalderash, Bria fue deportada en 1942 por las autoridades rumanas a los territorios ocupados entonces por Rumania en Ucrania, concretamente a la región de Transnistria.

Si bien las autoridades de Rumanía, uno de los aliados del Eje, no exterminaron de manera sistemática a la población Romaní que vivía en territorio rumano, las autoridades políticas, militares, policiales y administrativas si procedieron a la deportación de alrededor de 26.000 Gitanos, principalmente habitantes de las regiones de Bukovina, Besarabia, así como de Moldavia y Bucarest con destino a Transnistria, un lugar situado al suroeste de Ucrania que había quedado bajo administración rumana, en 1941 y 1942. Miles de aquellos deportados murieron a consecuencias de enfermedades, del hambre, el frío y del tratamiento brutal a que quedó sometida la población Gitana que hasta allí fue deportada.


Mapa de la deportación a Transnistria 1941-1942
© USHMM


En este lugar de infausto nombre para el pueblo Gitano, donde tantos miles de Romaníes encontraron la muerte, la joven Bría casi murió debido a la malnutrición y las difíciles condiciones de vida impuestas por sus captores. Bria contrajo la fiebre tifoidea...

La autora y estudiosa Michelle Kelso narra que la administración de Transnistria en un principio no proporcionó viviendas dignas o alimentos o leña a los deportados, y ubicó a los Romaníes, principalmente en grandes campos abiertos hasta que se implementara un plan. La falta de organización de un gobierno local llevó a un terrible estado de deterioro de los Romaníes que hasta allí llegaron, dando paso a un estado de dramático caos. A los Romaníes las autoridades rumanas les confiscaron todo, les quitaron sus equipajes, su ropa, almohadas, mantas, utensilios de cocina y todo aquello necesario para cubrir sus necesidades básicas, esto significaba prácticamente una muerte segura. En varias zonas las autoridades transfirieron a los Romaníes en camiones o a pie a las aldeas o granjas agrícolas, situándolos en cualquiera de las casas confiscadas a los ucranianos que habían sido evacuados "o en graneros o cobertizos de animales” Sobrevivir dependía de la capacidad de cada persona, de cada familia para conseguir alimentos, suministros de calefacción, agua y otros bienes. Había pocas posibilidades de sobrevivir en aquel lugar, solamente el robo en cultivos o granjas cercanas, el comercio con la policía local y el ingenio aseguraban la supervivencia Los que no podían hacer frente a la situación o vender cualquier cosa vendible finalmente perecieron.

Durante los años 1942, 1943 y 1944 para aquellos Gitanos que permanecieron en Transnistria la situación continuó igual de precaria. En los primeros meses de 1944, el ejército soviético montó una ofensiva para recuperar el territorio ocupado por los rumanos en 1941-1942. Las tropas del Eje se retiraron de Transnistria. Esto significó la liberación de los Judios y Gitanos que habían quedado con vida en la región del suroeste ucraniano, producida ésta por el abandono del lugar de sus guardias, pero los dejó en mitad del inminente peligro que representaba la aproximación de la línea del frente bélico. El 23 de agosto de 1944, el rey Mihai anunció la disolución del gobierno de Antonescu y proclamó un armisticio con la Unión Soviética.

Bria Stanescu sobrevivió al Porrajmos. En la actualidad vive rodeada de su numerosa familia y mantiene las tradiciones de sus padres, entre ellas el arte de la adivinación.

Fuentes:

- Premio de fotografía 2012, Stiftung "Erinnerung, Verantwortung und Zukunft"

- Genocide of European Roma (Gypsies) 1939-1945. Enciclopedia del Holocausto. USHMM

- Sinti and Roma victims of the nazi era. United States Holocaust Museum. Página 10

- The deportation of the Roma and their treatment in Transnistria. Yad Vashem

- Ando Bugo: The Romani Holocaust in Transnistria. Michelle Kelso.

 - Recognizing the roma: a study of the Holocaust as viewed in Romania. Michelle Kelso. A dissertation submitted in partial fulfillment of the requirements for the degree of Doctor of Philosophy (Sociology) in The University of Michigan 2010.