domingo, 21 de octubre de 2012

Antoine Lagrene

Antoine Lagrene
© La Voix du Nord

 
“Soy Gitano, un Gitano francés”, así le gusta comenzar al señor Antoine Lagrene, sus conferencias en las escuelas e institutos cuando acude a relatar los terribles episodios vividos por él y su familia en su infancia durante el Porrajmos, todo por el mero hecho de haber nacido Romaní.


Antoine Lagrene dando testimonio de su vida a unos estudiantes de francés de la escuela Gymnasium Buttelstedt/Mellingen
© Amtsblatt - Vgem. Berlstedt/Vgem. Buttelstedt/Mellingen

 
Antoine Lagrene nació 13 de enero 1931 en Frankfurt am Main, Alemania, en el seno de una familia Gitana de músicos, tejedores y trabajadores de temporada.

Cuando Hitler llegó al poder, vislumbrando el peligro que se cernía sobre ellos, la familia se trasladó a vivir a Francia, concretamente a Pont-de-la-Deûle (ciudad de Flers-en-Escrebieux).

En el país galo la persecución a los Romaníes comenzó tiempo antes de la ocupación alemana. A partir de los meses de septiembre y octubre de 1939, se prohíbe el movimiento de los nómadas en varios departamentos, llegándose incluso a expulsarlos en el departamento de  Indre-et-Loire. El 6 de abril de 1940, un decreto prohíbe la circulación de las personas nómadas en el interior de las áreas metropolitanas mientras dure la guerra. Al igual que durante la primera guerra mundial, los Gitanos son acusados, sin ningún fundamento, de espionaje.

El Ministerio del Interior da la orden de que se proceda al arresto domiciliario de todos aquellos que lleven una vida nómada a las afueras de las ciudades, pero siempre en un lugar cercano a una gendarmería. Pero la invasión alemana trastoca los planes y éste hecho no permite la aplicación del decreto en todos los departamentos.

Los Gitanos de Alsacia y Lorena son las primeras víctimas de los ocupantes nazis, al expulsarlos éstos en julio de 1940 a la zona libre, donde poco a poco serán internados en los campos de Argeles-sur-Mer, Rivesaltes y Barcarès. En noviembre de 1942 se  utilizan los campos de Saliers (Bouches-du-Rhône) especialmente creados por el gobierno de Vichy para el internamiento de los Gitanos.

En la zona ocupada, una orden alemana del 4 de octubre 1940 requiere la instalación de campos de internamiento administrados y supervisados por las autoridades francesas. En cada departamento, los prefectos piden a la policía identificar y agrupar los nómadas y a que se ejerza sobre ellos una vigilancia constante. La mayoría de las familias son entonces internadas. En un principio, internaron a los Romaníes de las zonas ocupadas, en lugares de lo más heterogéneo: una cantera en desuso, un antiguo castillo o en viejos cines.

Una orden alemana del 22 de noviembre 1940 prohibió el ejercicio de profesiones itinerantes en veintiún departamentos del oeste de Francia. Se producen nuevos arrestos de personas nómadas y feriantes, a los que los alemanes identifican como Gitanos.

En noviembre de 1941, los alemanes decidieron reorganizar los Campos de Internamiento para Nómadas - nombre oficial - para reducir los costes y aliviar de este modo la escasez de personal de vigilancia. Los internados son trasladados a campos ubicados en la región.

Algunos obtienen la liberación, mientras que otros son de nuevo conducidos a otros campos de detención. El internamiento o la liberación dependían de la voluntad de las autoridades francesas o alemanas. No existía una política general, las decisiones dependían en muchas ocasiones del azar.

Los internados adultos son obligados a trabajar para las empresas francesas en la Francia de Vichy, o en la parte alemana en la organización Todt o para el Servicio de Trabajo Obligatorio. En los casos más extremos, los niños fueron separados de sus padres y madres y entregados a la Asistencia Pública o las instituciones religiosas para así sacarlos definitivamente de un entorno considerado dañino.

Prosigamos con la historia de nuestro protagonista. El 23 de noviembre de 1943, la Feldsgendarmerie rodeó el lugar donde vivían varias familias gitanas en Pont-de-la-Deûle. Detuvieron a Antoine junto a otras 15 personas, incluyendo entre ellas a su madre embarazada, posteriormente daría a luz en Auschwitz, los trasladaron a la prisión Loos. Luego los condujeron a Malinas en Bélgica, lugar en el que los reunieron con otros deportados raciales procedentes éstos en su mayoría del norte de Francia y Bélgica (poblaciones cercanas a Bruselas).

En enero de 1944, Antoine formó parte del convoy Z (Zigeuner). Él era uno más de las 351 personas de aquel transporte organizado por los nazis, que se dirigió al campo polaco de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau. Viajaban hacinadas 50 personas por vagón. El viaje duró tres o cuatro días según el testimonio de los supervivientes de aquel viaje infernal. En Birkenau Antoine se convirtió en el prisionero Z-9130. Antoine Lagrene, tenía entonces 14 años, quedó registrado como Anton Legrane. En el campo polaco presenció la muerte de su padre, hermanos, hermanas y tías.

Fue transferido desde Auschwitz al campo de concentración de Buchenwald a primeros de agosto de 1944, poco tiempo antes de que se produjera la liquidación del Campo para Familias Gitanas de Birkenau, en la que ha pasado a la Historia como “Zigeunernacht”, La noche de los Gitanos.

Cuando fue liberado en Buchenwald el 11 de abril de 1945 por tropas del Ejército americano, Antoine no pesaba más de 30 kilos. Los soldados de una división del Tercer Ejército estadounidense encontraron a más de veinte mil personas debilitadas en extremo, enfermas… en el interior de ese campo de concentración.

Junto a su madre y un familiar, fueron los únicos, de los quince miembros de la familia Lagrene que vivían antes de su deportación en Pont-de-la-Deûlelos que consiguieron sobrevivir al Porrajmos.

Los tres supervivientes de la familia Lagrene se mudaron a Lille. La historiadora local, Monique Heddebaut, rescató del olvido la historia de las familias Gitanas locales, su terrible destino y su tragedia.
 
Persécutions raciales dans le Douaisis, pendant la Seconde
Guerre Mondiale Juifs et Tsiganes por Monique Heddebaut.
© Revue d’etudes Juives du Nord
 
La ciudad de Flers-en-Escrebieux grabó en su memoria, los nombres de los miembros de la familia Lagrene, cuyo viaje se detuvo de manera dramática en Auschwitz-Birkenau. El Alcalde del municipio nombró a Antoine Lagrene hijo predilecto de la localidad.
 
Antoine Lagrene fotografiado poco antes de ser nombrado hijo
predilecto de la localidad por el alcalde de Flers-en-Escrebieux.
© La Voix du Nord
 
Antoine Lagrene, no se ha olvidado nunca de lo que vivió cuando no era nada más que un niño, gusta de acudir a los colegios a transmitir su experiencia a los más jóvenes, muy orgulloso de su origen Romaní. Se complace de haber visto crecer a tres bisnietos.
 
Fuentes :

- Persécutions raciales dans le Douaisis, pendant la Seconde Guerre mondiale Juifs et Tsiganes por Monique Heddebaut. TSAFON Revue d’etudes juives du Nord nº 4hors serie (2008). Deuxième partie La persécution des Tsiganes dans l’arrondissement de Douai IV.1. La famille Lagrené

- Les Tsiganes pendant la Seconde Guerre mondiale, 1939-1946. Marie-Christine Hubert.

- Une inscription en mémoire de la famille Lagrené. La voix du Nord, 8 de mayo de 2012

- Dossier de presse : Concours national de la résistance et de la déportation: remise des prix aux lauréats départementaux. Préfecture du Nord Service régional de la communication interministérielle. Página 4

- Amtsblatt - Vgem. Berlstedt / Vgem. Buttelstedt - 1 - 07. Ausgabe, 02. Juli 2012