sábado, 14 de julio de 2012

Paula Nardai


Paula Nardai en 1948

© Asociación Romá (Oberwart)

 
Paula Nardai nació el 12 de abril de 1923, en Rumpersdorf, distrito de Oberwart, en la región del Burgenland en Austria. Paula creció y vivió junto a sus padres, su hermana Emmi (nacida en 1927), y sus hermanos Karl y Josef (éste último nacido en 1935).

Según recuerda Paula existían dos asentamientos gitanos por ese tiempo en Rumpersdorf, ambos estaban situados a las afueras de la ciudad. Sus padres trabajaban en el mismo pueblo, su abuelo había sido herrero. A diferencia de su hermana Emmi, que tuvo que dejar la escuela cuando los nazis tomaron el poder, y su hermano menor, que ni siquiera empezó la escuela, Paula asistió a la escuela primaria hasta 1938 pero luego hubo de ponerse a trabajar realizando tareas agrícolas en Rumpersdorf, y después de 1938 en el pueblo vecino de Hodis.

Ese mismo año de 1938 comenzó a sufrir la familia de Paula, las primeras deportaciones e internamientos en campos de concentración: dos de sus tíos fueron llevados al campo de Dachau, mientras que su tía fue llevada a Ravensbrück. Entre 1940 y 1943, Paula trabajó en las tierras de la Condesa Batthyáni en Rechnitz.

El 15 de abril de 1943, poco después de que nuestra protagonista cumpliera 20 años, su familia fue detenida por la policía y trasladada a Weiden, luego los montaron en camiones y los llevaron a Rechnitz. A partir de ahí, los Nardai y otros Gitanos de las aldeas vecinas (Podgoria, Althodis y Zuberbach) fueron deportados a bordo de convoyes compuestos por vagones para transportar ganado al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau en Polonia.

El hermano de Paula, Karl fue el único que logró escapar de la deportación, logró sobrevivir a la época nacionalsocialista en Alemania sin ser descubierto.

Paula, nada más llegar a Birkenau, recibió el número de prisionera Z-7342. Su familia y ella formaron parte de un transporte que quedó registrado en el libro de prisioneros de Auschwitz de la siguiente manera: 16 de Abril de 1943: transporte de prisioneros de Austria: 1.874 Gitanos. 938 mujeres y niñas recibieron los números del Z-6791 al Z-7728.

En el campo, Paula fue obligada a realizar trabajo esclavo, tenía que recoger, trasladar y amontonar piedras para la construcción de carreteras.

Testimonio de Paula Nardai sobre su experiencia en Auschwitz-Birkenau:

“Mi padre estuvo allí, mi madre, mi hermana que tenía dieciocho años de edad, mi hermano de nueve años… Mi madre –un mes, puedo decir, ella sobrevivió solo durante un mes. A mi padre lo golpearon en la cabeza de forma tan terrible que lo dejaron ciego. Había un barracón al que ellos llamaban “Lazarett” (Enfermería) si te llevaban a ese sitio, ya nunca más volvías a salir de allí. Lo golpearon hasta dejarlo ciego. Lo mataron de inmediato, nunca más lo volvimos a ver. Mi hermana iba a las cocinas, la tenían allí para pelar patatas. Y mi hermano pequeño, fue la primera vez que tuvo que ponerse a trabajar. Yo salía a trabajar y él se quedaba en el barracón, Yo me marchaba por la mañana, con el ‘Aussenkommando’ (Komando de prisioneros que salían a trabajar fuera) Yo tenía que trabajar, y cuando regresé al barracón. ¿Qué veo? El pequeño no estaba allí. Pregunté por él a los demás: ¿Dónde está el niño? Se lo habían llevado. Se llevaban a los niños y los enviaban a las cámaras de gas. Y no me permitían salir del barracón. No podía salir para preguntar si alguien lo había visto, porque no me dejaban salir una vez que estábamos dentro del barracón al final de la jornada. Sólo salíamos para el “zum Abzählen” (Recuento) nada más.”

En Romani Patrin 2/1998, p. 10

Para 1945, Paula había perdido a casi todos sus parientes: en primer lugar, su madre dentro del primer mes de llegar a Auschwitz enfermó, fue trasladada a la enfermería del campo y nunca regresó de allí. La fecha registrada con su muerte consta el 28 de junio de 1943. Luego perdió a su padre, quien murió a causa de las palizas y malos tratos recibidos. A su hermano pequeño Josef se lo llevaron del barracón un día mientras Paula estaba trabajando, los libros de registro consignan su muerte el 14 de diciembre de 1943. Su hermana Emmi también murió en Birkenau.

El 15  de abril de 1944, algunos prisioneros y prisioneras de la sección BIIe de Birkenau fueron trasladados a Ravensbrück. Aquellos y aquellas jóvenes y sanos fueron los elegidos para estos transportes. Los otros, los que se encontraban muy débiles, entre ellos Emmi, la hermana de Paula, se quedaron atrás. Emmi murió en Birkenau.

Después de Ravensbrück, Paula fue trasladada a Taucha. Por último, durante los últimos días de la guerra, la trasladaron a Hamburgo.

Paula Nardai sobrevivió al Porrajmos.

Tras su liberación, que tuvo lugar el 5 de mayo de 1945, Paula regresó a su ciudad natal, concretamente a la casa de su familia, su casa. Paula se hallaba muy debilitada, extenuada por tantos años de sufrimiento, con el corazón roto por la pérdida de tantos seres queridos. Pero al llegar ante la puerta de su hogar se encontró la desagradable sorpresa de que había sido ocupada por un desconocido, que ahora vivía en su interior. No le quedó otro remedio que marcharse y por ello se fue a realizar trabajos agrícolas a Sigless. Allí conoció a su futuro esposo Josef, un Gitano de Oberwart.

En 1952,  nació su hijo Josef. En ese momento, la familia aún vivía en el conocido como "Zigeunerbaracke" ("barracones gitanos") en las afueras de Oberwart. Pero cuando el marido de Paula recibió una compensación por su internamiento en los campos, se construyeron una casa.

Su segundo hijo, Helmut, nació en 1955.

En 1972, la familia se mudó a las casas adosadas de "Am Anger" que habían sido construidas recientemente en la ciudad.

Hasta su muerte, Paula Nardai fue una de las personalidades más importantes y respetadas del asentamiento Romaní de Oberwart. Contrariamente a otros sobrevivientes del Porrajmos que no pudieron hablar de sus experiencias traumáticas en los campos de concentración, incluso entre sus parientes más cercanos, Paula siempre estuvo dispuesta a transmitir sus vivencias y a contar a los demás su destino y el de su propia familia. Con la firme convicción de que las crueldades y horrores padecidos durante la época nacionalsocialista no debían mantenerse en silencio, Paula ofreció voluntariamente su testimonio histórico en infinidad de ocasiones en las escuelas de la región del Burgenland. La señora Nardai fue una de las primeras Romaníes que permitieron que publicaran sobre su vida vivida en los años bajo el dominio nazi. Paula, además realizó grandes contribuciones a la conservación de la cultura Romaní, sobre todo mediante la transmisión de cuentos y canciones tradicionales. A lo largo de décadas, la casa de los Nardai se convirtió en un importante lugar de encuentro, especialmente para los niños. Algunos de los cuentos que contaba Paula quedaron registrados en el Romaní-Projekt del Instituto de Lingüística de la Universidad Karl-Franzens de Graz y todo el mundo tiene hoy día la posibilidad de acceder a ellos en forma de recopilación de cuentos titulada "O Rom Taj o Beng / El Gitano y el Diablo".


Portada del libro “Der Rom und Der Teufel/ O Rom Taj o Beng”

© Amazon

 
Gran importancia tuvo la fundación de la Organización de los Romaníes en Oberwart a finales de la década de 1980.

Su actuación cabe de calificarla de memorable en la inolvidable película de 1993 "Amén sam so amen sam", producida por Hans Panner, que trata de la "presencia del pasado" en la vida de los Romaníes.

Asimismo, resultó de gran valor, la cooperación de Paula en el proyecto sobre lingüística "La Codificación y Didáctica del Romanés", especialmente teniendo en cuenta el hecho de que en su inicio en 1993 había sólo unos pocos hablantes Romaníes de Romanés que habían retenido la competencia lingüística plena.


Paula Nardai en 1996

© Asociación Romá (Oberwart)
 
Paula Nardai, una mujer de enorme grandeza humana, respetada por todo el mundo, especialmente por los niños, para quienes representaba la abuela ideal, esa abuela que todo el mundo sueña tener, Paula Nardai murió en mayo de 1999.

Para terminar he aquí una de las canciones de Paula Nardai

Una estrella triste

Una estrella triste en los altos cielos

no pude quedarme en mi propia casa

ellos me sacaron de mi propia cama

dejando a mi esposa e hijos.

Una estrella triste en los altos cielos

ellos me sacaron de mi casa

me llevaron, me llevaron a Auschwitz

donde me redujeron a cenizas.

Traurigi Tscherheni

Traurigi tscherheni ando utscho nebo.

Nan man blajbens ande mro schatno khere.

Ari man line andar mro schatno vodro,

mra dschuvla muklom odoj le tschavorenca.

Traurigi tscherheni ando utscho nebo.

Legede man andar mro schatatno khere.

Line man, legede man Auschwitz,

odoj tharde man upro praho.

Paula Nardai

Les dejo un enlace donde pueden ver a nuestra protagonista, Paula Nardai contando una historia a unos niños en Romanés.


Fuentes:

- Traducción del texto de Helmut Samer. Rombase. March 2002 / Oberwart, Austria

- Unabhängiges Antifaschistisches Personenkomitee Burgenland (ed.) (1989) Naziherrschaft und was uns blieb!. Oberwart.

-  La Paulakero Phukajipe I / Paulas Lebensgeschichte I. Romani Patrin 1,1998.  página  8.

- La Paulakero Phukajipe II / Paulas Lebensgeschichte II. Romani Patrin 2,1998.  páginas 9-11.

- Project Education of Roma Children in Europe. Council of Europe. Concentration Camps. Página 2

- Project Education of Roma Children in Europe. Council of Europe. Holocaust. Página 1

- Cech, Petra, Fennesz-Juhasz, Christiane, Heinschink, Mozes F. (eds.) (1999) Lovarenge paramiči taj textura anda Österreich, kotor II. Wien: Romano Centro.

- Memorial Book: The Gypsies at Auschwitz-Birkenau. State Museum of Auschwitz- Birkenau. K.G. Saur, New York. 1993. Volumen I. Páginas 498-499.

- Memorial Book: The Gypsies at Auschwitz-Birkenau. State Museum of Auschwitz- Birkenau. K.G. Saur, New York. 1993. Volumen II. Páginas 1120-1121.

- Erinnerungen an das Töten: Genozid reflexiv: Bernhard Schneider, Richard Jochum. Böhlau Verlag Wien, 1999 – Páginas 258-261.

- Rassenhygiene, eine "politisierte Wissenschaft": mit Hauptaugenmerk auf die burgenländischen Roma. Elisabeth Maria Grosinger. Lang, 1998 – Página 77.

- Der Beitrag Österreichs zu einer europäischen Kultur der Differenz: sprachliche Minderheiten und Migration unter die Lupe genommen. Centre de recherche sur le plurilinguisme à Bruxelles. Asgard,
2003 – Página 103.

- Créer pour survivre, Volumen 2. Museo de Bella artes de Reims. Fédération nationale des déportés et internés, résistants et patriotes, 1996 – Página 170

-  Lieder im Leid. Zu KZ-Liedern der Roma in Österreich. Hemetek, Ursula, Heinschink, Mozes (1992): Jahrbuch des Dokumentationsarchiv des österreichischen Widerstands: 76-93, Viena, Página 81

- Halwachs, Dieter W., Gärtner-Horvath, Emmerich, Wogg, Michael (Hrsg.).Auszug aus dem Lied „Traurigi tscherheni“ de Paula Nardai. Der Rom und der Teufel - O rom taj o beng. Märchen, Erzählungen und Lieder der Roma aus dem Burgenland – Romane pamaristscha, phukajiptscha taj gila andar o Burgenland. Klagenfurt: Drava Verlag. 2000).